Depósito de agua caliente

Se utiliza un depósito de agua caliente para la producción de agua caliente doméstica. El depósito de agua caliente (tanque) se puede conectar al sistema de calefacción a través de la calefacción central o urbana, o puede contener su propia fuente de calor.

En el depósito se montan una o más espirales de calentamiento, conectadas al sistema de calefacción. En la parte inferior del tanque se añade agua fría doméstica, eliminando el agua caliente doméstica de la parte superior. Si el sistema de agua caliente doméstica contiene un bucle de circulación, la tubería de circulación se conectará a la sección intermedia del depósito. En aquellos depósitos que carezcan de una llave de circulación, la tubería de circulación se conecta a la tubería del agua fría justo antes del depósito.

El depósito también se puede equipar con un elemento de calefacción eléctrica, ya sea en combinación con espirales de calor o como única fuente de calor. El elemento calefactor se coloca en la parte superior del depósito.

Aquellos depósitos de agua caliente que sufran riesgos de corrosión deberán protegerse con un ánodo de magnesio o un sistema de electrólisis/catalítico.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati