Infiltración

La infiltración describe la entrada de agua subterránea en un sistema de alcantarillado a través de juntas defectuosas, tuberías dañadas, registros, etc.

La infiltración describe la entrada de agua subterránea en un sistema de alcantarillado a través de juntas defectuosas, tuberías dañadas, registros, etc. La infiltración aumenta el volumen y el caudal de las aguas fecales, aumentando el coste de los sistemas de tratamiento y del alcantarillado.

En aquellos lugares donde las tuberías de presión se encuentran situadas por debajo del nivel de las aguas subterráneas y están influídas por la gravedad, el volumen de agua entrante debido a la infiltración puede ser muy elevado. Como consecuencia, el sistema de bombeo tiene que funcionar de manera más rápida que para la que fue diseñado, lo que provoca un mayor desgaste y roturas, así como un mayor coste energético.

En la planta de tratamiento, la infiltración tiene un impacto negativo. La temperatura de proceso puede descender, lo que implica una mayor demanda de ventilación, etc.

En los sistemas independientes, la infiltración puede provocar problemas de capacidad, aumentando el riesgo de inundaciones y, finalmente, minando las carreteras y estructuras.

Como consecuencia de los problemas provocados por la infiltración, se debe prestar mucha atención a la renovación de los viejos sistemas de alcantarillado.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati