Control de fugas

En los sistemas de calefacción y aire acondicionado que se encuentren en edificios que cuenten con mobiliario especial o que resulten especialmente vulnerables a los efectos de los daños por agua, pueden instalarse sistemas de protección frente a fugas. Estos sistemas monitorizan automáticamente el caudal en las tuberías de suministro y retorno. En caso de divergencias, cortarán tanto el suministro como el retorno.

Se podrá proteger todo el sistema o sólo aquellas partes del sistema que se encuentren en áreas vulnerables. En las tuberías de suministro y retorno se instalan caudalímetros para ayudar al buen funcionamiento del sistema. Se registrará una fuga si el caudal de agua medido en la tubería de suministro es mayor que el caudal medido en la tubería de retorno. El sistema se cerrará utilizando válvulas motorizadas para cortar el caudal de suministro y retorno y, si fuera necesario, apagando una bomba.

La protección frente a fugas se deberá instalar en las tuberías más pequeñas. Esto se debe a que una fuga se registra primero cuando la diferencia de caudal entre el suministro y el retorno es significativamente mayor que la incertidumbre de la medida proporcionada por los caudalímetros. En el caso de una tubería de grandes dimensiones, harían falta volúmenes de fuga significativamente superiores.

Los caudalímetros pueden suministrarse con un determinado número de sensores de humedad, que se pueden ubicar en lugares que sean especialmente vulnerables a los daños por agua causados por fugas.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati