pH

El pH es la medida de la acidez o de la alcalinidad de una disolución y va desde 0 a 14.

El pH es la medida de la acidez o de la alcalinidad de una disolución y va desde 0 a 14. En las disoluciones, los iones de hidrógeno aparecen como cationes: H+ y H3O+. En el agua pura a 25°C, la concentración de iones H+ es igual a la concentración de iones hidróxido (OH-) ya que el agua se disocia de forma natural en esos dos tipos de iones. Este equilibrio se corresponde con un pH de valor 7,0 y se define como neutro.Las disoluciones en las que la concentración de iones H+ es superior a la de iones OH- tienen valores de pH inferiores a 7,0 y se conocen como soluciones ácidas. Las disoluciones en las que la concentración de los iones OH- es superior a la de iones H+ tienen un pH superior a 7,0 y se conocen como básicas.

El rango de valores de pH que se producen en las aguas residuales controlan el equilibrio de los productos químicos y de las especies orgánicas en el sistema de alcantarillado.Este hecho puede por ejemplo influir en la emisión de amoniaco (NH3) desde la fase líquida ocasionando problemas de olor. El amoniaco suele encontrarse en equilibrio con el ión amonio no volátil (NH4+) en la fase líquida. Cuando el valor de pH descienda por debajo de 9,25, el amoniaco volátil será el elemento predominante de los dos. El aumento de la concentración del ión amoniaco en la fase líquida influirá en el equilibrio existente entre las fases líquida y gaseosa, y el amoniaco se evaporará del agua residual hasta que se recupere el equilibrio.

El pH también influirá en los procesos biológicos que tienen lugar, ya que los microorganismos existentes en las aguas residuales y los biofilms tienen determinados valores óptimos de pH. Cuando se da el pH óptimo, las funciones metabólicas de los microorganismos trabajan a una velocidad óptima, lo que normalmente ocurre en valores próximos a pH 7.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati