Mantenimiento de presión

Se utiliza un sistema para mantener una presión estática constante en los sistemas de calefacción y refrigeración con el fin de garantizar un funcionamiento sin interrupciones.

En los sistemas de refrigeración y calefacción, se puede lograr una presión estática constante de más de una forma.

En los sistemas de calefacción que dispongan de una caldera pequeña, se puede mantener una presión estática constante utilizando un depósito de expansión abierto. Este depósito se encuentra situado en el punto más elevado del sistema. De esta forma, se creará una presión estática que se corresponde con la altura física.

En sistemas cerrados más pequeños, se puede lograr una presión estática constante con un depósito de expansión presurizado previamente. El empleo de este tipo de depósitos de expansión de presurización previa en sistemas de gran tamaño sería un inconveniente debido al gran tamaño necesario.

Por tanto, en sistemas de mayor tamaño se utilizan sistemas de mantenimiento de presión. Éstos pueden contener un depósito de expansión de presión, con un compresor o una bomba de mantenimiento de presión. El compresor la bomba garantizan automáticamente que se mantiene la presión estática correcta en el sistema sin más que regular la presión en el depósito.

En aquellos sistemas en los que se añada agua con frecuencia (por ejemplo, en los sistemas de calefacción centralizada), el sistema de mantenimiento de presión se combina con un sistema de alimentación de agua basado en bombas de mantenimiento de presión. Se prefieren las bombas de velocidad controlada para evitar los picos de presión que pueden producirse cuando las bombas de mantenimiento de presión se apagan o se encienden.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati