Cierre mecánico

En su forma más básica, los cierres combinan una parte giratoria con una parte fija.

Cuando se diseñan e instalan adecuadamente, la parte giratoria rota sobre una película lubricante, con un espesor de sólo 0,00025 mm.

Cuando la película lubricante es demasiado gruesa, el medio bombeado comienza a filtrarse. Si la película fuera demasiado fina, aumentarían las pérdidas por rozamiento y las superficies de contacto se sobrecalentarían, provocando el fallo del cierre.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati