Sobrecalentamiento

Sobrecalentamiento es una palabra técnica utilizada para designar a un refrigerante en fase gaseosa que se encuentra a una temperatura superior a la correspondiente temperatura de evaporación en relación a la presión existente.

Sobrecalentamiento es una palabra técnica utilizada para designar a un refrigerante en fase gaseosa que se encuentra a una temperatura superior a la correspondiente temperatura de evaporación en relación a la presión existente.

En una central de refrigeración, el sobrecalentamiento puede tener lugar en el evaporador y en la línea de descarga desde el compresor.

Todos los refrigerantes pueden encontrarse en tres posibles fases: líquida, de evaporación y gaseosa, como el agua a la presión de 1 bar: líquido por debajo de 100 °C, en fase de evaporación a 100°C y gaseosa (vapor) por encima de 100 °C.

La temperatura de ebullición de cualquier refrigerante depende de la presión, de tal forma que para cada presión existe una determinada temperatura de ebullición. Por ejemplo, el amoniaco R717 a 2,9 bares hierve a -10°C, mientras que a 11,7 bares hierve a 30 °C. El amoniaco a 11,7 bares estará sobrecalentado a 35 °C, temperatura que se encuentra 5 °C por encima de la temperatura de ebullición de 30°C a dicha presión.

En el compresor, el refrigerante se sobrecalienta absorbiendo la entrada de energía necesaria para comprimir el refrigerante desde la presión de aspiración a la presión de descarga.

En un evaporador, la evaporación del refrigerante a una temperatura determinada provoca que el refrigerante se sobrecaliente a una temperatura cercana a la del medio refrigerado.

El sobrecalentamiento en el evaporador en la planta de refrigeración con expansión directa resulta necesario para evitar que el líquido llegue al compresor. Este hecho provocaría averías.