Unidad de frecuencia variable

Se utilizan las unidades de frecuencia variable para ajustar un caudal o una presión a la demanda real. Controla la frecuencia de la energía eléctrica suministrada a una bomba o a un ventilador. Se pueden lograr importantes ahorros de energía cuando se utiliza una VFD.

Las unidades de frecuencia variable son sistemas que permiten controlar la velocidad de giro de un motor eléctrico de corriente alterna. Controlan la frecuencia de la energía eléctrica suministrada al motor. Las unidades de frecuencia variable son un tipo específico de unidades de velocidad ajustable. Las unidades de frecuencia variable también reciben el nombre de unidades de frecuencia ajustable (AFD), unidades de velocidad variable (VSD), unidades AC o unidades inversoras.

El control automático de frecuencia consta de un circuito electrónico principal que convierte la corriente alterna en corriente continua, luego vuelve a convertirla en corriente alterna con la frecuencia requerida. La energía interna perdida en el control automático de frecuencia se estima en un ~3,5%

Las unidades de frecuencia variable se utilizan con mucha frecuencia en bombas y en unidades de máquinas herramientas, compresores y en sistemas de ventilación para grandes edificios. Los motores de frecuencia variable sobre ventiladores ahorran energía permitiendo que el volumen de aire que se mueve se adapte a la demanda del sistema.

Los motivos para emplear un control automático de frecuencia pueden estar relacionados con la funcionalidad de la aplicación y con el ahorro de energía. Por ejemplo, el control automático de frecuencia se utiliza en aplicaciones de bombeo en las que el caudal se controle por presión o por volumen. La bomba ajusta sus revoluciones a un valor determinado mediante un bucle de regulación. Ajustar el caudal o la presión a la demanda real reduce el consumo energético.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati