Golpes de ariete

Los golpes de ariete pueden provocar la rotura de las tuberías o inducir daños en los equipos, si son lo suficientemente severos.

Las ondas oscilantes de presión generadas en una tubería de agua después de una alteración brusca del caudal. La onda de presión oscila hacia delante y atrás en el sistema de tuberías hasta que es amortiguada por el sistema. Se produce en un sistema cerrado de tuberías como consecuencia de un aumento rápido de la presión debido a un aumento rápido de la velocidad del líquido. Este efecto dañino suele ser el resultado de un arranque o parada repentinos, un cambio brusco de la velocidad de la bomba o una apertura o cierre súbitos de una válvula.

La severidad del fenómeno depende de una serie de variables, tales como el cambio de la velocidad durante el ciclo de reflexión, las características del material de la tubería (por ejemplo, la rigidez) así como de las características del líquido. Los golpes de ariete pueden provocar la rotura de las tuberías o inducir daños en los equipos, si son lo suficientemente severos. Sin embargo, los golpes de ariete moderados pueden ser positivos si se mantienen a un nivel en el que no dañen a las tuberías, ya que el "golpe" puede eliminar la materia depositada en la misma.   Los golpes de ariete pueden ser controlados sin más que regular los tiempos de cierre de las válvulas, incluyendo tuberías verticales (abiertas en su parte superior), cámaras de compensación o válvulas de alivio en el sistema. Estos elementos actuarán como amortiguadores proporcionando un colchón que absorberá la fuerza del agua en movimiento con el fin de evitar que se produzcan daños en el sistema.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati