¿Qué son las fuerzas de elevación y qué las provocan?

Las ‘fuerzas de elevación’ son fuerzas de dirección ascendente que actúan sobre el impulsor/eje de la bomba durante su funcionamiento. Suelen generarse cuando la bomba bombea más agua de la que supuestamente debe bombear (es decir, cuando funciona muy a la derecha de la curva).

En aplicaciones en pozo normales equipadas con válvula anti-retorno, no suelen generarse fuerzas de elevación. Esto se debe a que la columna estática de líquido que permanece en la tubería por acción de la válvula anti-retorno cuando la bomba se detiene genera una contrapresión que actúa sobre la bomba inmediatamente después del arranque, impidiendo así que la bomba funcione muy a la derecha de la curva también durante esta etapa.

 

Si no se instala una válvula anti-retorno o esta presenta fugas, no obstante, no actuará ninguna columna estática de líquido sobre la bomba durante el arranque. En la mayoría de las bombas, actuará una fuerza de elevación sobre el impulsor/eje en el interior de la bomba. El desplazamiento ascendente resultante continúa hacia el acoplamiento entre la bomba y el motor, por lo que la fuerza de elevación se transmite también al motor.

Aunque la mayoría de los fabricantes equipa sus motores con cojinetes de elevación capaces de aceptar una fuerza de elevación limitada sin que el motor sufra ningún daño, las fuerzas de elevación deben evitarse para minimizar el deterioro de la bomba y los componentes del motor. Las fuerzas de elevación que se generan cada vez que arranca la bomba pueden dar lugar a un desgaste prematuro de la bomba y el motor.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati