Tratamiento de fangos

Resumen

Resumen

El fango es un subproducto del tratamiento que se realiza en cualquier planta convencional de tratamiento de aguas residuales; mientras que la descarga del agua tratada a la masa de agua receptora puede realizarse siempre que se cumplan los requisitos especificados en el permiso de vertido, los aspectos asociados al tratamiento de los fangos son más complejos. Los destinos finales habituales de los fangos son su uso como fertilizante agrícola, su eliminación en vertederos o su incineración en instalaciones propias o en las de una empresa externa, a menudo como parte de procesos de producción de energía.

Para bombear fango es necesario disponer de equipos que puedan mantener medios viscosos en movimiento sin sufrir obstrucciones. El fango primario debe bombearse desde los clarificadores primarios hasta las instalaciones de tratamiento de fango, por lo que las bombas de la estación de bombeo de fango deben seleccionarse cuidadosamente en función de las características de este y del caudal a bombear.

Para estas aplicaciones, a menudo se emplean bombas centrífugas con impulsores Vortex como las de las gamas SE/SL o S de Grundfos, diseñadas para ofrecer un uso duradero en entornos exigentes. Para las aplicaciones de bombeo de fango, suelen utilizarse bombas instaladas en seco, ya que esto facilita tanto su inspección periódica como su mantenimiento.

Los sistemas de control y monitorización de Grundfos aumentan el potencial de mejora de la eficiencia y la fiabilidad. Grundfos suministra equipos de velocidad variable de la gama CUE y sistemas de protección de motores MP204 que permiten monitorizar las condiciones existentes en estos y garantizar que funcionen de forma óptima.

Espesamiento y deshidratación de fangos

El objetivo principal del espesamiento y la deshidratación del fango es minimizar su volumen, reduciendo de esta manera las dimensiones y capacidades de los equipos y las instalaciones vinculados a los procesos de tratamiento posteriores. Además, la disminución del contenido de agua reduce el consumo energético necesario para calentar el fango en el digestor. La eficiencia de la deshidratación depende del tipo de equipo utilizado y de la calidad del fango.

Grundfos pone a su disposición sistemas completamente automáticos controlados por PLC que permiten preparar y dosificar de manera fiable coagulantes orgánicos o polielectrolitos. Grundfos dispone de los conocimientos técnicos específicos necesarios para conseguirlo y puede adaptar las estaciones dosificadoras de forma que puedan utilizar productos químicos concentrados, soluciones listas para su uso o productos sólidos secos, en función de sus necesidades.

El fango puede deshidratarse directamente en un tanque de concentración o un depósito de almacenamiento. Habitualmente, el fango se espesa mediante la acción de la gravedad en un tanque de concentración, o bien mediante un proceso de deshidratación mecánica en unidades de deshidratación sencillas, en las que lo que se hace, básicamente, es reducir el contenido de agua del fango. Pueden añadirse polielectrolitos para favorecer la formación de grandes flóculos de fango.

La retirada del agua se realiza utilizando bombas de las gamas SE/SL y S de Grundfos, específicamente diseñadas para ofrecer un uso duradero y una gestión del caudal adecuada, y que pueden instalarse tanto en seco como sumergidas.

En los tanques puede instalarse un mezclador de baja velocidad de la gama AMG de Grundfos, con el fin de garantizar una concentración homogénea del fango. Los mezcladores de Grundfos poseen un diseño robusto, se fabrican utilizando materiales resistentes a la corrosión, facilitan la realización de las operaciones de servicio y mantenimiento, y funcionan sin problemas en entornos exigentes.

Digestión del fango

Con frecuencia, el fango se trata utilizando diversas técnicas de digestión, cuyo fin es reducir la cantidad de materia orgánica y el número de microorganismos patógenos presentes en los sólidos. En la actualidad, el funcionamiento de los digestores resulta relativamente sencillo y, a pesar de que el proceso de digestión del fango conlleva temperaturas relativamente altas, suelen ser necesarios tiempos de retención de entre 25 y 30 días. Para este proceso puede utilizarse un mezclador de baja velocidad de la gama AMG.

En estos sistemas se produce biogás debido a la descomposición biológica de la materia orgánica. El biogás puede aprovecharse para alimentar un sistema combinado de calefacción y suministro eléctrico (CHP), con el fin de generar electricidad y energía térmica.

En las plantas de tratamiento de aguas residuales de mayores dimensiones, el método más habitual de tratamiento de los fangos es la digestión anaeróbica. Este tipo de digestión produce una mayor descomposición del fango en condiciones anaeróbicas, reduciendo su contenido total de materia orgánica entre un 40 y un 60 %.

Tras la digestión, se lleva a cabo una etapa final de deshidratación. El fango deshidratado debe eliminarse de manera segura (por ejemplo, aplicando un tratamiento de incineración que permita generar energía).

Grundfos puede proporcionarle la asistencia especializada que le ayudará a cumplir sus objetivos de rendimiento, desde la identificación inicial de las necesidades existentes hasta la selección, la instalación, el funcionamiento y el mantenimiento de las soluciones de bombeo. Los contratos de puesta en servicio de Grundfos le garantizan que la instalación se realice correctamente, mientras que los contratos de servicio cubren todo tipo de eventualidades, desde el mantenimiento rutinario hasta el suministro de repuestos.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati
Productos relacionados
Contacto
Ventas

Teléfono

918488800

Fax

916280465

Dirección

Camino de la Fuentecilla, s/n
E-28110 Algete (Madrid)

Servicio Técnico

Teléfono

918488800

Fax

916280465

Dirección

Camino de la Fuentecilla, s/n
28110 Algete (Madrid)