Bomba de elevación por aire comprimido

La bomba de elevación por aire comprimido, también denominada bomba pesada, aprovecha el aumento de la entrada de oxígeno en agua bajo presión. Al mismo tiempo, el aire que sube se utiliza para elevar –y por lo tanto hacer circular- el agua. Esto hace que la bomba pesada sea adecuada para airear y hacer circular grandes volúmenes de agua. Este tipo de bomba se utiliza frecuentemente en situaciones en las que el mantenimiento tenga que reducirse al mínimo absoluto.

No hay partes giratorias en la bomba en sí, sólo una tubería de subida en la que se combinan el fluido y el aire. El sistema de bombeo en conjunto no está libre de mantenimiento al 100%, puesto que se necesita un equipo para introducir aire en la bomba.

El aire es introducido por la parte inferior de la tubería de subida, donde se combina con el fluido. Esto modifica la densidad del fluido, haciendo que el medio combinado suba a través de la tubería.

El rendimiento de una bomba de elevación por aire comprimido depende de dos factores:

  • La longitud sumergida (Hs) en relación con la altura geodésica (Hgeo)
  • La velocidad del aire a través del fluido y la velocidad del medio a través de la bomba. Cuanto mayor sea la diferencia entre las respectivas velocidades del fluido y el aire, menor será el rendimiento global de la bomba.

En condiciones óptimas, la bomba de elevación por aire comprimido puede alcanzar niveles de eficiencia de aprox. el 35-40% a una Hs/Hgeo de 2/2,5 y una velocidad del aire de 10 m/s.


Suscríbase a nuestro boletín electrónico
Aproveche la oportunidad de mantenerse informado y al día sobre todas las noticias y eventos de Grundfos. Regístrese y le enviaremos nuestro boletín de noticias.

¿Cómo calificaría su experiencia en nuestro sitio web?



Comentarios adicionales

Email