La embajada danesa en China quiere reducir su consumo de energía a la mitad con la renovación de sus sistemas HVAC

Nuestras bombas ayudan a la embajada a avanzar hacia la neutralidad en materia de emisiones de dióxido de carbonoLa Embajada Real de Dinamarca en Pekín (China) ha instalado bombas circuladoras Grundfos para la calefacción, refrigeración y circulación de agua caliente, aplicando la estrategia Grundfos iSolutions orientada a los sistemas. El resultado: la reducción a la mitad del consumo de energía de sus instalaciones.
Caso práctico en edificios comerciales

La embajada danesa es una de las primeras en Pekín que busca métodos innovadores para mejorar la eficiencia energética de los edificios de sus instalaciones. La embajada está trabajando en pos de la neutralidad en materia de emisiones de dióxido de carbono y, a la vez, en mejorar su sistema de reciclaje y convertirse poco a poco en autosuficiente, afirma Friis Arne Petersen, embajador de Dinamarca en China.

Como apoyo para realizar esta transición ecológica, la embajada ha instalado bombas circuladoras Grundfos de última generación en sus sistemas de calefacción, refrigeración y circulación de agua caliente (HVAC).

“Es una cuestión de credibilidad en general, pero también ante China, nuestro país anfitrión, y ante otras empresas e instituciones danesas y extranjeras, que hagamos todo lo posible como oficina gubernamental para estar a la vanguardia de las tecnologías ecológicamente responsables”, señala Petersen. “Queremos predicar con el ejemplo”.

FOTOGRAFÍA: Friis Arne Petersen, embajador de Dinamarca en Pekín (China), espera que la transición ecológica de la embajada estimule a las empresas chinas a explorar las soluciones para el ahorro de energía y a comprender mejor la importancia de invertir en tecnologías ecológicas.


Hacemos todo lo posible para estar a la vanguardia de las tecnologías ecológicamente responsables. Queremos predicar con el ejemplo.

Friis Arne Petersen, embajador de Dinamarca en China

FOTOGRAFÍA: Friis Arne Petersen, embajador de Dinamarca en China, en la sala de máquinas de la embajada.

Renovación de las bombas antiguas
El año pasado, el grupo consultor internacional COWI llevó a cabo una auditoría energética en la embajada de Dinamarca en Pekín. La auditoría demostró que existía un enorme potencial de ahorro de energía si se renovaban las bombas antiguas. La construcción de la embajada comenzó en los años 70 del siglo pasado y se llevó a cabo en múltiples fases, todas ellas de acuerdo con la normativa danesa sobre construcción.

“El consumo de energía de la embajada era elevado (475 kWh por metro cuadrado al año), mientras que la normativa danesa actual para edificios de nueva construcción con características similares establece un consumo máximo de 71 kWh por metro cuadrado”, explica Gitte Svantemann, director de proyectos de COWI.

“Elaboramos una lista de prioridades con áreas en las que podía ahorrarse energía en la embajada, de forma que la principal prioridad era renovar las anticuadas bombas circuladoras de agua. Descubrimos que las bombas existentes eran demasiado grandes y que sustituirlas era un aspecto clave para reducir el consumo de energía total”.

“Propusimos utilizar para la embajada las soluciones de bombeo de Grundfos, ya que consideramos que se encuentran entre las mejores a escala mundial”, añade Svantemann. “Grundfos suministra equipos duraderos y famosos por su elevada eficiencia”.

Kristian Dalestedt Jakobsen, jefe de administración de la embajada de Dinamarca, comenta lo siguiente: “Lo que encargamos a Grundfos fue desarrollar una solución que permitiera ahorrar energía y utilizase un sistema operativo fiable. Grundfos presentó su propuesta y, dado que es uno de los líderes del mercado en este sector, es perfectamente comprensible que la embajada escogiese a una compañía danesa”.

Reducción de un 40 %
El objetivo de la embajada era reducir el consumo de energía asociado al agua caliente y fría entre un 35 y un 40 %. Lo que se buscaba era un sistema de calefacción de alta eficiencia en el cual no se tuviese que ajustar la temperatura constantemente. Antes, un experto en sistemas HVAC debía visitar la embajada danesa dos veces al año (en primavera y en otoño) para ajustar el regulador termostático. Algunas de las bombas anteriores tenían más de una década de antigüedad.

Las nuevas bombas Grundfos incorporan controles que consiguen un suministro óptimo de calefacción, refrigeración y agua caliente. Pueden regular la velocidad de funcionamiento y, cuando no es necesario utilizar la velocidad máxima, las bombas se adaptan a la demanda existente gracias a una función denominada AUTOAdapt™. Esto garantiza que las bombas se ajusten automáticamente a cualquier variación en el sistema durante todo el año, proporcionando un mayor confort y reduciendo el consumo de energía.

FOTOGRAFÍA: Wang Yiqun, electricista de la embajada, afirma que las bombas de Grundfos “incorporan muchas funciones automáticas, como el control de temperatura y presión, algo con lo que las bombas que utilizábamos anteriormente no tienen ni punto de comparación”.

Funcionamiento sencillo
Wang Yiqun, electricista de la embajada, coincide en que las bombas resultan muy sencillas de manejar. “Llevo casi 13 años trabajando en la embajada y nunca había visto bombas como estas”, afirma. “No hacen ruido ni ocupan demasiado espacio. Son muy prácticas ya que incorporan muchas funciones automáticas, como el control de temperatura y presión, algo con lo que las bombas que utilizábamos anteriormente no tienen ni punto de comparación”.

Para registrar el consumo de electricidad, Grundfos ha instalado contadores eléctricos en todas y cada una de las 34 unidades (algunas ya incorporan una función de medición del consumo eléctrico), que actualmente monitorizan el consumo mes a mes. Aunque las bombas se hayan instalado recientemente y el sistema lleve poco tiempo funcionando, las lecturas iniciales indican que es probable que el ahorro de energía alcance los objetivos establecidos por Grundfos y la embajada.

“Si el sistema cumple todas nuestras expectativas, reduciremos nuestras emisiones de CO2 en aproximadamente 25 toneladas al año”, señala Jakobsen. “Ahorraremos un 40 % de la energía que se utilizaba anteriormente para hacer circular el agua caliente y fría. Esto supondrá un gran ahorro para la embajada y también contribuirá a proteger el medio ambiente, lo que beneficia tanto a la embajada como a China”.


Llevo casi 13 años trabajando en la embajada y nunca había visto bombas como estas.

Wang Yiqun, electricista de la Embajada Real de Dinamarca en China

No todo es ahorrar dinero
La embajada danesa afirma que quiere estimular a las empresas danesas y, en especial, a las chinas para que sigan su ejemplo. Sin embargo, en China el agua y la electricidad están subvencionados por el gobierno, lo que hace que los precios sean relativamente bajos y que surja la cuestión de cuáles son los beneficios económicos de ser más ecológico.

FOTOGRAFÍA: Sala de máquinas de la Embajada Real de Dinamarca en Pekín (China).

Pero Petersen dice que este no es el aspecto más importante.

“Lo más importante a la hora de desarrollar soluciones ecológicas es demostrar la importancia de una actitud responsable hacia el medio ambiente, no simplemente ahorrar dinero”, afirma Petersen. “Estamos decididos a invertir en innovaciones ecológicas para cuidar del medio ambiente tanto hoy como el día de mañana. Hay otras embajadas muy interesadas en este proyecto, pero también queremos animar a las empresas chinas a cambiar su mentalidad, explorar las soluciones para el ahorro de energía y comprender mejor todo lo que supone invertir en tecnologías ecológicas. Además, las bombas Grundfos ofrecen un mayor retorno de la inversión a largo plazo. Adquirir un producto de menor calidad es un parche que con el tiempo se convierte en un problema muy costoso”.

“En muchas de las principales ciudades de China, la contaminación tiene un enorme impacto social y económico”, añade Petersen, “de tal forma que genera retrasos en los vuelos, atascos y elevados costes sanitarios, entre muchos otros efectos. Puede que no seamos la institución más importante de Pekín, pero estamos cambiando comportamientos con el propósito de conseguir una China más ecológica y continuaremos apostando por soluciones ecológicas como las bombas Grundfos. En Dinamarca tenemos un dicho que bien podría ser chino: muchos arroyos pequeños forman un río grande”.

Tres tipos de bombas circuladoras

Estos son los productos Grundfos instalados en la embajada danesa en Pekín para mejorar el confort en su interior:
18 bombas circuladoras Alpha2 para la circulación de los sistemas de calefacción y refrigeración.
12 bombas circuladoras Magna3 para la circulación de los sistemas de calefacción y refrigeración, así como de agua caliente sanitaria.
4 bombas circuladoras NBGE para la circulación principal de los sistemas de calefacción y refrigeración.

Acerca de Grundfos iSOLUTIONS
Grundfos iSOLUTIONS es una estrategia orientada a los sistemas. Grundfos iSOLUTIONS combina toda la gama de productos Grundfos, incluidas las bombas estándar e integradas con controles, los sensores y los variadores de frecuencia, para crear una solución inteligente que dé respuesta a las necesidades de su sistema. Todo ello desemboca en una reducción del coste total de propiedad del sistema de bombas, poniendo más alto si cabe el listón del rendimiento eficiente.
Obtener más información acerca de Grundfos iSOLUTIONS

Acerca de la Embajada Real de Dinamarca: el lugar de trabajo de 65 personas
Las instalaciones de la Embajada Real de Dinamarca se ubican en el distrito Chaoyang de Pekín. En la embajada trabajan unas 65 personas y la residencia del embajador también está dentro de las propias instalaciones.

El complejo de la embajada consta de nueve edificios, con un área construida total de 5.368 metros cuadrados, de los cuales aproximadamente 2.026 metros cuadrados utilizan el sistema de calefacción. Aunque la construcción original del complejo data de 1973, en 1999 se añadió un ala al edificio de oficinas y en 2009 se rehabilitaron las estancias de los oficiales y los garajes y se transformaron en un comedor y una sala de conferencias. La embajada está compuesta por seis departamentos y también alberga una pequeña dotación de policía nórdica, formada por dos oficiales de policía de Dinamarca y Finlandia y un ayudante local.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati