Una empresa suministradora kazaja reduce las pérdidas de agua y energía

Los modernos sistemas de bombeo de Grundfos revitalizan una antigua planta soviéticaErzhan Aubakirov, director de la empresa suministradora de agua Oskemen Vodokanal de Kazajistán, ofrece una visita guiada a las deterioradas instalaciones y las modernas bombas HS de Grundfos que forman parte de la renovación de la planta para hacerla entrar en el siglo XXI. Dos de las antiguas bombas de las instalaciones databan de 1898 y 1902, respectivamente.
Caso práctico de una empresa suministradora de agua

Una enorme señal al estilo de Hollywood con la leyenda “KAZAKHSTAN” se eleva sobre Oskemen, la principal ciudad de la provincia más oriental del país. Pero el parecido con la meca del sueño americano termina ahí, ensombrecido por las enormes nubes de humo procedentes de las chimeneas de las industrias locales.

Su ubicación geográfica ha convertido a Oskemen en un lugar especialmente atractivo para la industria. El área que rodea a la ciudad no solo es rica en metales, sino también en agua, gracias a la confluencia de los ríos Irtish y Ulba. No obstante, el boom industrial se vio amenazado hace una década, cuando el sistema de suministro de agua de la ciudad empezó a desmoronarse debido a sus equipos obsoletos. Se trataba de un caso extremo de mantenimiento diferido.

FOTOGRAFÍA: Los habitantes de Oskemen tienen la fortuna de vivir en una de las pocas áreas de Kazajistán en las que el agua abunda. Sin embargo, a comienzos de la primera década del siglo XXI, las instalaciones de suministro de agua de la ciudad estaban en unas condiciones lamentables. La cantidad de agua que se perdía antes de llegar a los usuarios rondaba el 50 %, lo que significaba que se tenía que extraer mucha más agua de la que realmente se necesitaba. Oskemen Vodokanal, la entidad que gestionaba las instalaciones de suministro de agua, inició un programa de modernización en 2009 y, desde entonces, las pérdidas de agua han disminuido significativamente, lo que a su vez ha reducido la cantidad de agua que es necesario bombear.

Años problemáticos
En el año 2001, cuando Erzhan Aubakirov (el director actual) se convirtió en ingeniero jefe de Oskemen Vodokanal, la entidad estatal que gestionaba las instalaciones de suministro de agua de la ciudad, la empresa no era capaz de cuadrar las cuentas. “No había más que deudas que se acumulaban año tras año”, recuerda Aubakirov.

Era necesario sustituir los envejecidos equipos, algunos de los cuales incluso databan de los días de Kazajistán como república soviética, pero Oskemen Vodokanal no podía hacer nada al respecto. La compañía tenía que mantener bajas las tarifas del agua para conseguir que la región fuese atractiva para los inversores. No podían obtenerse fondos para la modernización sin contar con apoyo externo.

Era una situación paradójica: no había forma de iniciar la renovación pero el precio de mantener la situación actual era cada vez más elevado. De toda el agua extraída en 2008, casi la mitad se desperdiciaba en los obsoletos procesos antes de que pudiese llegar a los usuarios.


La sustitución de las viejas bombas era uno de nuestros principales objetivos para la modernización. Una de las bombas que utilizábamos se había fabricado en 1898 y otra databa de 1902.

Erzhan Aubakirov, director de Oskemen Vodokanal

Nuevos equipos
En 2009, año en el que Aubakirov tomó las riendas de Oskemen Vodokanal, el estado lanzó programas de modernización de los servicios y redes públicos.

“La sustitución de las viejas bombas era uno de nuestros principales objetivos para la modernización”, afirma Aubakirov. “Una de las bombas que utilizábamos se había fabricado en 1898 y otra databa de 1902”.

Se anunció la licitación y comenzaron a llegar las ofertas de las empresas. La sucursal local de Grundfos fue la que realizó la oferta ganadora. Una de las condiciones era que las nuevas bombas debían recibirse antes de que se hubiera pagado el importe íntegro del contrato. La deuda se abonaría a lo largo de un año, financiada en parte por el ahorro de costes de energía.

Tras instalar los nuevos equipos, la mejora fue inmediata. “Es como un teléfono móvil de última generación”, afirma Aubakirov. “Simplemente lo enciendes y empieza a funcionar”.

FOTOGRAFÍA: Dos mecánicos de la planta suministradora de agua de Oskemen Vodokanal supervisan las instalaciones de captación de agua de la planta.

Reducción de las facturas
Muchas de las instalaciones de captación de agua de Oskemen se ubican en el valle, a lo largo de los ríos Irtish y Ulba, lo que significa que el agua se debe bombear fuera del valle. “Consumimos mucha energía”, explica Aubakirov. “Bombeamos agua desde pozos de 40 metros de profundidad y tenemos que mantener un bombeo ascendente hasta hacerla llegar a los consumidores”.

Sin embargo, tal como afirma, los equipos de Grundfos redujeron notablemente los costes asociados a la energía. “En 2013, el ahorro total de energía de todas las instalaciones que utilizaban los equipos de Grundfos fue del 26.5 %, lo que equivale a 30 millones de tenges kazajos (unos 200.000 dólares estadounidenses)”, indica.

De hecho, el consumo total de energía de la empresa es menor que el del año 2010, aunque ahora cuenta incluso con más instalaciones. Y la empresa también extrae menos agua de los pozos, gracias a la reducción de las pérdidas. En 2012, la cantidad de agua extraída fue aproximadamente un 30 % inferior a la del año 2008, según la propia empresa.

El renacimiento de una instalación
La instalación de captación de agua Elevatorny, que abastece a unas 30.000 personas, fue la primera estación que se sometió a una renovación completa con equipos de Grundfos.

Esta instalación llevaba en funcionamiento desde 1974, cuando el desarrollo urbanístico de la ciudad comenzó a orientarse hacia el sur (hacia el margen izquierdo del río Irtish), huyendo del humo de las chimeneas industriales.

La modernización de Elevatorny duró unos dos años y finalizó en 2011. “Ahora lo único antiguo que queda son los muros”, dice Aubakirov con satisfacción.

FOTOGRAFÍA: Las bombas dosificadoras digitales DDI de Grundfos proporcionan a Oskemen Vodokanal una solución de tratamiento de agua moderna.

La renovación incluyó la instalación de 11 bombas sumergibles nuevas en los pozos de agua, así como dos bombas de doble entrada y un nuevo sistema de tratamiento de agua que reduce los riesgos asociados al tratamiento de agua con cloro gaseoso. El personal puede supervisar el tratamiento de agua a través de una pequeña ventana sin necesidad de usar máscaras antigás.

“Ya no queda nada de eso, de todas las comprobaciones realizadas por organismos de gestión de emergencias y de supervisión de normas estatales”, afirma Aubakirov. “Ahora ya no es necesario”.

Mejoras futuras
Tras la modernización, Oskemen Vodokanal por fin es rentable. Sin embargo, para Aubakirov, este logro de la compañía es tan solo el principio. Entre los planes de modernización adicionales se incluye la sustitución de la red de tuberías de la ciudad gracias a un programa de inversión gubernamental para el período 2013-2015. El programa señala que algunos tramos del sistema de tuberías de Oskemen están completamente deteriorados.

Aubakirov también quiere presentar la idea de conservación de los recursos hídricos a los ciudadanos, que se han mostrado reticentes a instalar contadores de agua. “En el pasado, a nadie le importaba la eficiencia ni se calculaba nada”, afirma. “Fue un error de la economía comunista”.

Tal como señala Aubakirov, en última instancia, la modernización no consiste únicamente en aspectos económicos. Se trata de conseguir un suministro de agua sostenible y mejorar el medio ambiente. “Al fin y al cabo”, dice, “todo esto lo hacemos pensando en las personas”.

FOTOGRAFÍA: Sede de la empresa suministradora de agua Oskemen Vodokanal en Oskemen (Kazajistán).

Sistemas de bombeo modernos de Grundfos en Oskemen
Grundfos suministró los siguientes equipos para la estación de captación de agua Elevatorny:

• 11 bombas de extracción de agua SP 215 de 37 kW.
• 2 sistemas de desinfección con hipoclorito Selcoperm 1000.
• 2 amplificadores de medida/controladores DIA (instrumentación de dosificación avanzada).
• 6 bombas de dosificación digitales DDI.
• 5 bombas HS350-250-630 de 315 kW para la segunda estación elevadora de bombeo.
Haga clic aquí para obtener más información sobre las soluciones optimizadas para el suministro de agua de Grundfos.





    Facebook Twitter LinkedIn Technorati