Una planta de aguas camboyana logra ahorrar un 20 % de energía y mejorar el suministro

Overview_TEXT

Resumen

La situación

En la provincia camboyana de Takéo, la compañía de abastecimiento de agua hacía lo que podía con la tecnología de la que disponía para suministrar agua potable a la pequeña ciudad de Doun Kaev y las 45 aldeas que la rodean, habitadas por unos 44.000 habitantes. La empresa Takéo Safe Water Supply Co., fundada en 1995, sigue creciendo año tras año. Actualmente, su red de tuberías ya alcanza unos 140 km.

Tal como comenta Sok Por, director de la empresa, con el lago Roka Khnong como fuente de suministro, la planta usaba antiguos modelos de bombas italianas o chinas para distribuir el agua tratada a través de la red. “Estas bombas sólo se comprobaban usando un manómetro”, explica. “El equipo de producción de guardia hacía comprobaciones y mediciones según las lecturas del manómetro”.

Todo se hacía manualmente. Mediante la combinación de las lecturas del manómetro y una tabla de horarios de consumo diario de agua, el equipo conectaba o desconectaba bombas de la red a lo largo cada ciclo diario. “Si la presión subía y superaba los 4 bar, teníamos que desconectar una bomba para estabilizar la presión y evitar que se rompieran las tuberías”. “El equipo de guardia tenía que comprobarlo a menudo”.

Aunque hacían todo lo que podían, a veces sobrestimaban la presión necesaria, lo cual daba lugar a daños en las tuberías, pérdidas por agua no contabilizada y energía malgastada, añade. Takéo Safe Water Supply Co. se enfrentaba a una elevada tasa de agua no contabilizada (estimada en un 26 %), a unos elevados costes asociados a las piezas de repuesto y a la insatisfacción de los clientes de las aldeas más alejadas de la planta.

Aldeas sin agua

Por ejemplo, la aldea de Prek Pha-Aov se encuentra situada a unos 10 km de la planta. Antes, el agua manaba de los grifos únicamente durante unas pocas horas al día, lo que provocaba dificultades a los habitantes de la aldea y a los negocios locales.

“Antes, cuando no había agua, las cosas eran muy difíciles para mí”, afirma Nab Orn, una lugareña, en su casa. “Necesitaba el agua, pero no había. Nada”.

Explica que, por este motivo, pagaba para que le entregaran agua en la casa familiar o, en ocasiones, se la compraba a otros aldeanos. “Gastaba mucho dinero en agua”, dice.
 

La solución

Takéo Safe Water Supply Co. se alió con Grundfos para implantar una tecnología probada y contrastada: Demand Driven Distribution (DDD), con un nuevo modelo de financiación denominado “contrato asociado al rendimiento”.

Aloysius Chan, director de la división Water Utility de Grundfos en el sur de Asia, explica que, para el sistema DDD, Grundfos primero llevó a cabo una auditoría del sistema de bombeo de la planta de Takéo, que incluyó el estudio de parámetros importantes, como la presión, el caudal y el consumo energético. “De hecho, estos datos nos proporcionan una indicación muy aproximada de la cantidad de agua no contabilizada y del consumo energético, que son los dos parámetros clave sobre los que hay que actuar para poder ahorrar agua y energía”.

Tomando como referencia los resultados de la auditoría, Grundfos instaló un sistema DDD, que incluía bombas de alta eficiencia para la distribución de agua, paneles de control y sensores de presión. Grundfos instaló los sensores en puntos críticos de la red. En este caso, uno de ellos era la aldea de Prek Pha-Aov. El sensor mide la presión y el caudal basándose en el consumo local de agua y envía esta información al panel de control de la planta de aguas. Con el tiempo, el sistema aprende a predecir los patrones de consumo de la aldea de hora en hora. En función de este, ajusta la presión total del sistema, o bien arranca o detiene bombas para compensar las fluctuaciones, explica Chan.

Al principio, a los trabajadores de la planta les resultaba difícil de creer que el sistema realmente pudiera funcionar de forma automática. Tras años de ajustes manuales y suposiciones, al comienzo les costaba confiar en el sistema.

“Antes de instalarlo, tenía miedo de que se rompiera una tubería de agua”, dice Sok Por. “Si la bomba responsable de suministrar agua por la noche tiene mucha presión y son pocos los clientes que la están consumiendo, no esperaba que parase de funcionar por ella sola. La verdad es que no esperaba tanto. Pero ha demostrado funcionar maravillosamente, de tal manera que la producción se adapta en función de las necesidades. Es justo lo contrario de lo que yo pensaba”.

 

Contrato asociado al rendimiento

En lugar de tener que pagar todo el sistema DDD por adelantado, Takéo abonará cuotas anuales cuyo importe estará basado en el ahorro conseguido con la mejora. Es decir, si se prevé que el sistema permitirá obtener un ahorro de “X” dólares durante un período de cinco años en términos de energía y agua no contabilizada, Takéo se compromete a pagar el 50 % de dicha cantidad a Grundfos por el equipo y quedarse con la diferencia.

“Gracias a los contratos asociados al rendimiento, los operadores de plantas de agua pueden disponer de bombas de última generación haciendo sólo una inversión mínima”, explica Chan. “Y, en segundo lugar, pueden justificar el rendimiento con cifras”. El sistema recoge datos digitales en tiempo real, lo que permite hacer a la vez un control diario y a largo plazo: es decir, ¿el sistema mantiene una presión estable en los puntos críticos? ¿Las bombas funcionan de forma óptima? 

“Muchas plantas de tratamiento carecen de datos cuantificables y medibles. Con este sistema, los operadores pueden cuantificar y justificar el rendimiento de las bombas”, prosigue Chan. “Pueden justificar el caudal, el consumo energético e incluso la presión de bombeo. Además, también pueden observar tendencias generales a lo largo de un cierto período de tiempo”.

 

El resultado

Las aldeas cercanas a la planta de aguas disponen ahora de agua las 24 horas. Los residentes ya no tienen que comprar más agua: simplemente, abren el grifo.  

“Disponer de agua supone una gran comodidad para toda mi familia”, afirma Nab Orn. “Si necesitamos agua para hervir algo o para cocinar, ya no es difícil como antes. Podemos plantar de todo alrededor de la casa, incluso en verano. Y esto también ha animado a algunos lugareños a intentar abrir un local para vender kuy teav (una popular sopa) o café. Ahora disponen del agua que necesitan”.

Para la planta de aguas, el sistema ha supuesto un ahorro en muchos ámbitos y una nueva forma de trabajar.

Después de un año, la planta ha conseguido reducir el consumo energético un 20 %, las pérdidas por agua no contabilizada (asociadas a fugas) un 13 % y las roturas de tuberías un 29 %.

“Estoy muy satisfecho con la decisión de instalar este nuevo sistema”, afirma Sok Por. “En primer lugar, consumimos menos energía. En segundo lugar, ahorramos en materias primas (las sustancias químicas necesarias para el tratamiento). Y, por último, hemos reducido las pérdidas. Suministramos el agua en función de la presión que necesitan los clientes, quienes reciben exactamente el agua que les hace falta. Es totalmente distinto a como era antes”.

Además, señala que el sistema DDD ha permitido a la planta reducir “sensiblemente” la mano de obra, ya que el personal no tiene que estar monitorizando las bombas en todo momento.

El Sr. Sila, director técnico de la planta, comenta: “Pasamos a usar una tecnología nueva para obtener beneficios, unos beneficios que perdíamos debido al consumo de electricidad, el uso de productos químicos y las roturas y fugas de agua de las tuberías. Esta nueva tecnología nos ha permitido obtener un gran ahorro”.

“Hemos abaratado enormemente el coste de la producción de agua y aumentado nuestros beneficios, y podemos ofrecer un suministro constante de agua, lo cual hace felices a nuestros clientes”, agrega.

Tema:

Demand-driven water distribution

Ubicación:

Google Map

Takéo Province, Camboya

Empresa:

Takéo Safe Water Supply Co.

El Sr. Sila, director técnico de la planta de aguas de Takéo (Camboya), señala que su empresa ha reducido el consumo energético un 20 % y las pérdidas de agua un 13 % tras instalar el sistema Grundfos. “Hemos conseguido abaratar el precio del agua y obtener más beneficios”, asegura.

 

Nab Orn, una habitante de Prek Pha-Aov, recuerda que en su aldea el agua sólo manaba de los grifos durante unas pocas horas al día. Por ello, tenía que pagar para que se la llevaran a casa. “Gastaba mucho dinero en agua”.
  

DDD

El Sr. Sok Por, director de la planta de aguas, reconoce que no esperaba que el nuevo sistema Demand Driven Distribution de Grundfos ajustase la presión del sistema por sí solo. “Ha demostrado funcionar maravillosamente, de tal manera que la producción se adapta en función de las necesidades. Es justo lo contrario de lo que yo pensaba”, señala.
  

DDD

Em Eang, jefe de la red de suministro de Takéo Safe Water Supply Co., inspecciona el sensor remoto instalado en uno de los puntos críticos de la red de la planta de aguas: la aldea de Prek Pha-Aov, situada a 10 km de la estación de bombeo. El sensor recoge datos sobre el consumo diario de agua y los envía al controlador central para ajustar automáticamente el perfil de carga del sistema.
  

DDD

Las bombas NKE de Grundfos son el corazón del sistema Demand Driven Distribution de Takéo Safe Water Supply Co., una compañía camboyana.
  

DDD

Karthik Balasubramaniam (a la izquierda) inspecciona el controlador CU 354, auténtico “corazón” del sistema DDD, junto a Em Eang, jefe de la red de suministro de Takéo Safe Water Supply Co.

Contacts_TEXT

Contacto

Si necesita una solución parecida, por favor, póngase en contacto con nosotros.

Teléfono

918488800

Fax

916280465

Dirección

Camino de la Fuentecilla, s/n
E-28110 Algete (Madrid)

Contacto

Si necesita una solución parecida, por favor, póngase en contacto con nosotros.

Teléfono

918488800

Fax

916280465

Dirección

Camino de la Fuentecilla, s/n
E-28110 Algete (Madrid)